1 2 3 4 5 6

CONOZCANOS

Aun hay Mas

+ Fundamento

Nuestro Fundamento

El fundamento de esta visión es la Oración. Jesús mismo comenzó esta visión al orar antes de escoger sus doce (Luc. 6:12-13) y luego modelar junto a ellos una vida de oración (Luc. 5:16). Luego los discípulos siempre fueron vistos por la gente como hombres de oración (Hch. 3:1) y esto hacía que los creyentes asumieran la misma costumbre (Hch. 2:42). Todo se consigue perseverando en oración. Lo que anhelamos en el plano natural, debe ser conquistado primeramente en el plano espiritual mediante oración (Mat. 21:22).

+ Estrategias

Estrategias

Nuestra Iglesia ha entendido que en la Biblia se encuentran todas las estrategias para el éxito. Desde que escogió una familia para que fuera “Su pueblo”, Dios estableció el principio de los doce (12 = número de gobierno divino), y es a través de éste que se reproduce la visión de Jesús. El Maestro se dedicó a discipular, a centrar su atención en doce personas (Luc. 6:12-16) que fueron seleccionadas luego de una noche de oración. De esta manera estableció el secreto de éxito para discipular a las naciones (Luc. 9:1-2), aplicando un proceso de reproducción que ayuda a la propagación de la visión. Esta consiste en trabajar con grupos pequeños, a través del “PLAN DEL MAESTRO”. Así como hay células vivas en nuestro cuerpo, las células de nuestra Iglesia se reproducen continuamente. Así debemos trabajar para tener un crecimiento efectivo e ilimitado donde cada creyente sea bien pastoreado, sepa a qué grupo pertenece y cuáles son las metas a alcanzar. Para lograrlo implementamos los cuatro peldaños de la Escalera del éxito: •GANAR • CONSOLIDAR • DISCIPULAR • ENVIAR

ESTRATEGIA

GANAR

CONSOLIDAR

DISCIPULAR

ENVIAR

Esto hemos de lograrlo mediante: •El Evangelismo Personal (Compartir el Evangelio en la calle, el trabajo, la escuela, etc.) •Las Células Homogéneas (Grupos con Intereses Comunes) •Las Redes (Hombres, Mujeres, Jóvenes, Jóvenes Adultos y Niños) •Los Servicios en el Templo •Otros métodos y medios evangelísticos Con el objetivo de fortalecer al “recién nacido” en Cristo, varios cuidados especiales se le ofrecen, tales como llamarle, visitarle, aconsejarle y ubicarle en una célula, etc. El más significativo de todos es el proceso del P.E.P.P. Este consta de cuatro etapas: Pre-encuentro, Encuentro, Post-encuentro y Pasos Firmes. Nuestra Iglesia debe “ser una máquina de formar líderes y hacer de cada miembro un líder”. Culminando el proceso de consolidación, usted ingresará a una Escuela de Líderes en la que se entrenará en la obra de Dios y podrá escalar hacia la cumbre del éxito como tal, conociendo de manera más profunda al Señor Jesucristo. En la escuela se le instruye con materiales diseñados especialmente para su desarrollo como líder y es la herramienta donde se forman los continuadores de la visión (líderes de células) para que nunca se detenga la “maquinaria” hasta que Cristo venga. Este es el momento glorioso en que usted comienza a obedecer “el gran mandamiento” (Luc. 10:27) y cumplir “la gran comisión” (Mat. 28:19). Como todo organismo vivo que ha nacido y madurado, el próximo paso será reproducirse. ¿Cómo? Abriendo su propia célula, para “ganar, consolidar, discipular y enviar” a sus propios discípulos.